Decodificando etiquetas de vinos, ¿qué estoy comprando en realidad?

Fotografía de Alex Lau para Bon Appétit Magazine

Fotografía de Alex Lau para Bon Appétit Magazine

 

¿Cuáles son las señales a seguir para no terminar totalmente perdidos?


 
 

Frente a una estantería llena de vinos en una tienda, supermercado o en la carta de un restaurante, ¿cuáles son las señales a seguir para no terminar totalmente perdidos?. En este artículo te damos un par de claves a tener en cuenta en tu próxima compra. Cada país y región vitivinícola tiene su propio sistema (y a veces legislación) para etiquetar y nombrar sus vinos, por lo que para poder elegir el que mejor tendrás que poner ojo a lo que te indican en la etiqueta. No nos referimos a las notas de cata y consejos de maridaje que suelen poner ciertos productores (sobre todo del Nuevo Mundo). Nos referimos a los estilos, tipos y orígenes de los vinos según la información que ofrecen en sus etiquetas.

 

Nuevo Mundo vs Viejo Mundo

Leer una etiqueta y saber qué esperar de cierto producto es una tarea intuitiva, no obstante, en el caso del vino en ocasiones no es tan sencillo. Las etiquetas de vinos del Nuevo Mundo (Chile, Argentina, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia, USA, etc.) en términos generales se inclinan a priorizar la información sobre la cepa y la bodega. Por otro lado, en el Viejo Mundo (Europa), promueven en su etiquetado la región y, en algunos casos, hasta la parcela de donde vienen las uvas de un vino en particular. De modo que si no conoces el estilo de los vinos de un lugar llamado, por ejemplo, Saint Emilion, difícilmente podrás saber qué esperar de este vino. Este último se trata de un vino de la región de Burdeos (Francia) que mezcla Merlot, Cabernet Franc y en ocasiones Cabernet Sauvignon. En estos detalles radica la dificultad de leer etiquetas del Viejo Mundo ya que asumen que todos los consumidores sabemos de qué está hecho un Chablis, un Saint Emilion, Châteauneuf du Pape, un Barolo, un Rioja, etc, etc, etc.

La información al detalle

Aunque existen diferencias entre Nuevo y Viejo Mundo hay elementos que
que siempre (o casi) estarán presentes. En el caso de Nuevo Mundo, suelen incluir más o menos en este orden: el productor (Bodega), la región, el año (de cosecha), la cepa, y no olvidemos el volumen de alcohol. En Viejo Mundo, en cambio va más o menos así: productor, año, región, especificación de la denominación de origen y volumen de alcohol, esto último es importante saberlo no solo por temas de salud y consumo moderado, si no también por el estilo de vino que vamos a beber (te puede dar una idea del nivel de dulzor del vino, pero ojo los vinos fortificados son otra historia).


Reserva, Gran Reserva, Gran Cru, etc. 

Volvemos a las diferenciaciones entre Viejo y Nuevo Mundo. En España, por ejemplo, los consejos reguladores de las denominaciones de origen determinan el mínimo de crianza en barrica que debe tener un vino. Rioja por ejemplo debe tener 3 años en barrica y 2 en botella para poder llevar el sello oficial de Gran Reserva, un Rioja Gran Reserva evidentemente será más costoso y seguramente de mejor calidad y complejidad que un Crianza. Pero atención, en el caso de Chile y Argentina, no hay legislación ni aval ninguno que garantice el tiempo mínimo en barrica para incluir en la etiqueta el término "Reserva", así que en ocasiones se trata únicamente de un recurso de marketing en el etiquetado o una manera de designar los mejores vinos del productor. El término varietal en Nuevo Mundo suele asociarse con un vino básico, pero el significado estricto es que está hecho de una sola cepa ¿eso es señal de mala calidad? Para nada.
Por otro lado, en lo referente a términos como Gran Cru o Gran Cru Classé, se hace referencia a los viñedos de excepción pero no se utilizan de igual manera en todas las regiones francesas, así que otra vez hay que conocer un poco más a fondo. Para mayor dificultad cada país europeo maneja su propia terminología en ese sentido.

Año o vintage

La edad es importante sólo si eres un queso o un vino, dice el refranero popular y, en parte, es totalmente cierto pero queremos aportar un pequeño matiz. No todos los vinos son de guarda así que un vino con poca capacidad de guarda difícilmente aguantará "vivo" muchos años. Antes de atesorar una botella de vino para descorcharla en una ocasión especial, mejor cerciorarse. En todo caso, en nuestro mercado la mayoría no lo son, así que ojo. Por cierto, el año hace referencia al año de cosecha de las uvas.

Un par de tips

Para aprender mejor sobre todo esto te recomiendo empezar descorchando vinos de una sola cepa y que expresen la tipicidad de la uva, es decir; vinos que sean fieles a las características típicas de la variedad. Sin duda, en el mercado ecuatoriano encontrarás muchas opciones y sería bueno empezar (por relación calidad/precio) por Chile y Argentina. Cuando domines las notas de cata de las principales uvas, puedes informarte a través de libros, catas, cursos, etc. sobre las principales regiones del mundo, sobre todo las del Viejo Mundo ya que sin duda influyen de manera determinante la viticultura y vinificación en el resto del mundo.


Esperamos que la próxima vez que circules por los pasillos de la sección vinos encuentres un poco más de luz con los tips que te hemos compartido. El consejo de siempre es descorchar, probar, apuntar y repetir. ¡Salud!


CULTURA, LO ÚLTIMOWendy Zambrano