Urban Picnic

Fotos por Jody Kocken y Rene van der Hulst.

Fotos por Jody Kocken y Rene van der Hulst.

 

en el 2012, Jody Kocken presentó un rediseño de las canastas de picnic para las salidas al aire libre de gran valor estético y funcional


 

Cada vez que pensamos en el plan perfecto de vacaciones con la familia o entre amigos, un picnic es una gran opción. Acompaña nuestras acampadas a los lugares que nos conectan con la naturaleza, y muchas veces, nos quitan el aliento. Uno de mis lugares favoritos es el Parque Nacional Cotopaxi, hogar del volcán Cotopaxi (5897 m.s.n.m) donde siento paz y las estrellas cobijan las frías noches. Seguramente ustedes también habrán tenido la misma experiencia que yo y saben de lo que hablo. Ecuador tiene este y muchos otros paisajes hermosos y, es ahí, donde se logra el momento perfecto para un picnic

Picnic viene de la palabra francesa pique-nique de la mitad del siglo XVIII, que proviene de “piquer”, en el sentido de picotear y “nique”, algo pequeño sin valor. Consistía en un evento social donde las personas siempre contribuían con comida para compartir. Kocken nos da un diseño que se compone de varios recipientes y que intenta descomplicar las experiencias al aire libre. Su diseño permite comida fría o caliente. La estructura está compuesta por materiales nobles posibilitándonos usarla de distintas formas. El objetivo principal es apilar todo para ahorrar espacio.


 
Un pique-nique es una comida de placer en la que cada comensal paga a escote o aporta su plato.
— diccionario Littré
 

urbpicnic6.jpg

Su nombre es Urban Picnic

y se compone por un palo que se ajusta a la forma del hombro, una amplia tela y el recipiente principal que contiene otros envases para disponer la comida. La tela una vez abierta sirve como mantel y, mientras tanto, funciona como el envoltorio que sostiene todo lo que cargas en el interior.


Hoy en día, es difícil encontrar el momento para salir al aire libre a comer, disfrutar del sol o del paisaje; pero creo que Quito tiene lugares especiales que pueden hacer de nuestros días momentos felices, momentos de picnic.


CULTURA, DISEÑO Emilia Ospina