Sobre nuestra columna Cositas Finas

Imagínate que estás en un mercado quiteño. Te diriges hacia las comidas, te sientas donde tu caserita y pides un plato de Cositas Finas. La seño agarra una tarrina y sirve un cucharón de mote, otro de arvejas amarillas, de zanahoria picada, de fréjol rojo, de cebollitas y culantro fresco. Encima te pone una cucharada de tostado, y, si tienes suerte, un poco de mapahuira. Para comerlo, tal vez, le pones un poco de ají, y nada más, es perfecto tal y como es. Es tradicional, sin embargo, prevalece en nuestros paladares. Es fresco, tiene un poco de todas las delicias de la tierra y es fácil de comer. Por eso decidimos llamar a nuestra nueva columna Cositas Finas. Queremos escribir pequeñas piezas que traten sobre las tradiciones y las tendencias gastronómicas. Que hablen un poco de todo, desde nuestra visión quiteña; que sean entretenidas, fáciles de leer y que les pongan sazón a todas las facetas de la gastronomía.

Así que gracias por pasar por acá, y no te olvides de servirte unas cositas finas.

 

Logo por Emilia Ospina

 
CULTURAAna Carolina Maldonado