Probamos cuatro restaurantes de sushi a domicilio en Quito y esto es lo que descubrimos


Sushi
 

Sushi a domicilio: ¿lo estamos haciendo bien?


 

Que el sushi en nuestro país puede ser delicioso es indiscutible. Desde los locales más baratos hasta los más caros encontramos propuestas decentes, verdaderamente exquisitas en el mejor de los casos. ¿Pero qué pasa con el sushi a domicilio? ¿Están los restaurantes de Quito preparados para entregar sushi de calidad en casa? Nos propusimos un experimento: hacer una cata del sushi a domicilio en Quito.

No fue difícil encontrar locales; pero lo que sí quisimos fue buscar propuestas con calidad. Lamentablemente, muchos restaurantes no quisieron participar. A los que sí lo hicieron, les agradecemos. Esperamos que los resultados de la cata los ayude a mejorar su servicio; evidenciar problemas reales, ejemplificar a otros restaurantes afines lo positivo y negativo con  el fin de superar las expectativas de los consumidores quiteños.

 

Sushi: Tan Lejano Como Familiar


 

Al ser una comida que viene de una tierra muy lejana, es justo decir que es poco lo que sabemos la mayoría de los ecuatorianos sobre el sushi. Estamos de acuerdo en que, de alguna manera, es una moda instaurada, un gusto adquirido y que gracias a nuestra gran variedad de productos de mar, más los importados, es un placer que nos podemos dar, a un precio que se ajusta a nuestra realidad. En relación a la oferta, hay mucha, y podemos ver su incremento reflejado en locales nuevos y mucha publicidad que nos alerta de grandes propuestas a cómodos precios. Esto demuestra que, a pesar de no saber demasiado sobre el sushi, sí sabe bien para mucha gente y tiene cada vez más éxito en los paladares ecuatorianos. Sin embargo, hay un punto de insatisfacción relacionado con este platillo y es el sushi a domicilio: servicio que nos consiente y facilita nuestra vida cuando no queremos desperdiciar nuestro tiempo en salir de la casa, evitar el tráfico o, simplemente, tener la privacidad del hogar para disfrutar el antojo preferido.

En el caso del sushi, el producto ciertamente presenta muchos retos para que sea entregado con calidad. Hay muchos factores que influyen, como el tiempo de entrega, la temperatura del sushi, los empaques adecuados, etc.

Para cumplir el propósito y conseguir los mejores criterios, invitamos a varias personas interesadas en la gastronomía japonesa: los representantes de Pasaporte Foodies, que con su producto de turismo gastronómico invitan a vivir las mejores experiencias en la ciudad; la creadora de quitorestaurantes en Instagram y Ecuador Gourmet Company, un buscador de la mejor gastronomía y entretenimiento de Quito; al Chef Alejandro Salazar catedrático de la UDLA, Jefe de Cocina de Theatrum Restaurante y La Gloria; y algunos foodies de confianza que representan al grupo de expertos consumidores de sushi a domicilio.

 

Sushi en Quito

la cata de sushi a domicilio


 

Y llegó el día. Muy puntuales los invitados empezaron a presentarse. La anticipación era bastante grande, pues ninguno había estado en una cata de sushi antes. En la mesa cada lugar estaba designado y los invitados pasaron a sentarse. Las instrucciones fueron claras: degustar las muestras de sushi; completar la hoja registrando sus ideas; compartir sus impresiones con el grupo y tomar tanta agua mineral como necesitaran. Dos de las cuatro muestras llegaron a tiempo. A cada local le anticipamos dirección, cantidad de personas y hora a la que debían estar para participar. Fuimos muestra por muestra discutiendo sobre la presentación, frescura de los ingredientes, temperatura de las piezas, creatividad y sabor de las combinaciones; el empaque en el que vino la muestra y sus acompañantes, y la relación precio/calidad una vez que finalizaron de catar.

La tercera muestra llegó después de que el establecimiento nos diga que no nos podían enviar y que debíamos pasar por la muestra nosotras mismas. Sin más que hacer fuimos por la muestra que llegó una hora más tarde de lo acordado. Se presentó la muestra y siguiendo la misma dinámica se exploró y discutió los criterios de evaluación. Mientras tanto, la cuarta y última muestra no llegaba. Cosa “extraña” en Quito, empezó a llover. Esa fue la excusa de la cuarta muestra para no llegar a tiempo. Nos dijeron que les esperáramos un poco más hasta que pudieran conseguir el transporte para llegar. Tal vez como consumidores a ustedes les haya sucedido que los envíos a domicilio vengan incluidos con percances que pongan a prueba la paciencia o que el estómago empiece a crujir. En este caso, nosotras teníamos un grupo de gente que vino exclusivamente para esta prueba y no era tan fácil pedirles que se queden y esperen. Sin embargo, se quedaron (gracias).

 

LOS RESULTADOS


 

Cansadas y cansados de esperar, les agradecimos a todos por su tiempo porque la última muestra no llegaba, a pesar de que cada vez que nos comunicamos con ellos nos decían que ya estaban en camino. Levantándose todos de la mesa, sonó el timbre. Nos miramos, mientras mirábamos hacia la puerta incrédulos de que fuera el pedido. El sushi finalmente llegó. Sin ser suficiente habernos engañado cada vez que llamábamos, la muestra no cumplía con el requisito de la cantidad que habíamos pedido. De igual modo la probamos. Afortunadamente, todos los que estuvimos ahí habíamos experimentado las ocasionales tardanzas de los delivery. La experiencia llegó a su fin y los catadores lograron identificar con los criterios las fortalezas y debilidades de las muestras.

Sin más misterio les revelo los nombres de los restaurantes quiteños que participaron en el orden de llegada:

  1.   Sushi Tarian by Shibumi

  2.   Sushi-In

  3.   Maki Fusión Japonesa

  4.   Sushi Bite Uio

Tuvimos la oportunidad de probar un prototipo de  Sushi Tarian. Shibumi, dispuesto a seguir innovando, se propone incursionar en el servicio a domicilio con esta nueva marca que fideliza y mantiene la calidad del mismo producto que encuentras en su restaurante.


Es importante mencionar que trabajan con productos ecuatorianos desde la pesca hasta los otros ingredientes que usan para realizar las combinaciones. Simple es mejor. El uso del producto local ofrece frescura, la oportunidad de saborear los ingredientes tal cual su naturaleza y de apoyar la producción nacional de calidad. Lo único que sugieren nuestros especialistas es que los empaques de plástico se sustituyan por opciones más amigables con el ambiente. Porque si algo se tiene que criticar a todos los servicios de sushi a domicilio es que la cantidad de basura que generan, que es exagerada e innecesaria.

Sushi-In Quito es un lugar recurrente al que te acercas cuando quieres sushi, podría decirse que es un tipo fast food. Encontraron que las combinaciones de los rollos estaban algunas un poco saturadas. Las salsas que cubrían algunos rollos eran difíciles de descifrar.

Las temperaturas variaron, lo que indica que los más fríos estuvieron refrigerados. Los empaques se ajustaban a un buen tamaño, nada más que el resto de cosas venían empacada bolsa sobre bolsa… A veces envolturas que son innecesarias. El precio/calidad se ve un poco disparejo ya que los precios por rollo rondan desde los $5 hasta $14 en combinaciones con pescados y mariscos que equivalen a ingredientes más costosos.

Maki Fusión Japonesa es un producto que reconoces fácilmente. Sus combinaciones evocan los grandes hitos de la cocina Nikkei y gracias a eso son muy populares. Los catadores se sorprendieron al ver que el tamaño de los rollos era ligeramente más grande de lo que habían podido degustar con anterioridad. Aunque en envases de plástico, como los anteriores, lograbas ver una buena presentación y muy colorida. Los ingredientes parecían frescos y a buena temperatura.


Una de las cosas que resaltaremos es que la combinación de los ingredientes por momentos resultaba empalagosa y saturada. El arroz parecía una masa y casi no se podía percibir dónde terminaba un grano del otro. El precio parece desequilibrado pues sale lo mismo que Sushi-In pero con menor calidad en la producción.

Sushi Bite Uio nos decepcionó ampliamente con la tardanza de más de tres horas a la cata. Cuando los catadores pudieron probar, resaltaron una mejor preparación del arroz, buena presentación y combinaciones de los ingredientes, además de descubrir sus bajos precios. Definitivamente podrían mejorar su servicio a domicilio para que a la hora de la entrega la temperatura del sushi no esté pasada y pierda frescura.

Así concluyó la cata. Fue un gran experimento, pues pudimos observar todas la variables que se presentan al momento de ordenar sushi a domicilio. Como consumidores es importante exigir que el producto que pedimos esté al nivel de el dinero que invertimos. Como prestadores del servicio y el producto, son los detalles lo que hacen que una experiencia sea memorable o no. Todos debemos saber que este medio de servicio es un agente contaminante de mucho plástico. Sería prudente que encuentren una solución a los empaques y podamos ser amigables con el planeta. También podemos resaltar la falta de pesca local en muchos de los restaurantes de sushi, que nos abruman con el uso excesivo de salmón, atún rojo y kanikama. El producto ecuatoriano es muy rico y vasto; apoyar el uso de la pesca local e ingredientes es muy importante para crear conciencia y ejemplo para las futuras generaciones. Hasta el próximo experimento.


RESTAURANTESRevista Chiú