María La Panadería

Fotografías por Abril Macías

Fotografías por Abril Macías

 

Llenando pancitas y corazones con comida que alimenta


 

–Todos tenemos una María en nuestras vidas– nos dice Ana Villota, la propietaria, –esa que le da la bienvenida a todo el mundo–. María es el personaje que creó para la identidad de su panadería. Ana estudió y trabajó en Canadá el oficio de panadera por varios años. Esto le enseñó muchas cosas, pero sobretodo, que debía diferenciar su producto con un valor nutricional, –llenando pancitas y corazones–, como nos dice. A su regreso, se dió cuenta que la mayoría de los negocios gastronómicos se habían industrializado y que eso inevitablemente desconecta a las personas de lo que consumen. Desde su espacio quiso contribuir con todo lo que aprendió para ofrecer una alternativa al pan industrializado y decidió hacer pequeñas entregas de panes de especialidad y dulces para algunas cafeterías del barrio de La Floresta como Jervis, su primer cliente, La Cafetina, entre otros.

Finalmente, hace tres años y medio, abrió su primer local en el barrio de Las Casas buscando un espacio nuevo en Quito. La producción se realiza con un equipo enteramente femenino y está orgullosa de romper los estereotipos. Reconoce que hay muchos lugares de la ciudad que están desatendidos en el área gastronómica y su intención es ocupar este hermoso espacio de Las Casas, que siempre fue acogedor para ella, y otros negocios como Shibumi o Chulpi Piqueos Urbanos. La gente entiende que estos negocios quieren aportar al barrio con un movimiento económico positivo y de gran calidad. –La gente empezó a tomarse el barrio y a crear una verdadera comunidad y sentimiento de vecindad–. Sus clientes varían entre el señor de la mecánica que está muy cerca, hasta las señoras que se viajan desde Puembo solamente para comprar sus panes. Ana trabaja todos sus productos con masa madre, la forma más sana y tradicional de hacer pan, sin químicos ni conservantes.


Recomendaciones: Morir y volver a nacer después de comer el pecan pie. Untuoso, crocante y perfecto en azúcar. Las focaccias son uno de sus productos estrellas y tienes suerte si logras conseguir una, se acaban muy temprano. Los panes sourdough son acaparados por locales y extranjeros, sabores especiales como el de espresso con nibs de cacao (es un favorito). Finalmente, los croissants, que venimos comiendo por muchos años y nunca fallan.

Tips: Todo el tiempo rotan sus productos, en redes están informando sobre las variedades de temporada. Los martes sus panes de sourdough tienen una promoción de 2 unidades por $3.00. Se venden 4 unidades de panes chiquitos por $1.00, lo que te da oportunidad de probar todas las opciones que tienen. Y, cuando no se les acaba el producto, arman bolsitas de pan que venden al día siguiente a un precio muy cómodo (por ejemplo, una funda de 4 baguettes personales por $0.50). El pan de masa madre tiene una durabilidad de más de cuatro días entonces no pierde la calidad.


María la panadería

 

Contacto

098 610 4384

Instagram @marialapanaderia

FB @MariaLaPanaderia

Horario

Lunes a Viernes 9:00 - 19:00, Sábado 08:00 - 13:30