L’Artisan Panadería Artesanal

Variedad panes.jpg
 

es tan bueno como se ve


 

Buscar contribuir al bienestar del día a día de las personas es un objetivo que pocas panaderías persiguen tan enérgicamente como lo hace L’Artisan. Paulina Tapia y Paúl Aguilera son especialistas en panadería, y desde el 2012 empezaron este proyecto que se interesa por generar un impacto positivo a través de un producto básico: el pan. ¿Qué lo hace especial?, la simpleza de su composición. Empecemos por los ingredientes. Harina, agua y sal, y punto. Trabajan con harinas ecológicas de productores nacionales, honrando la cadena de valor. El proceso continúa con respetar los tiempos de amasado y desarrollo de estos productos (24 horas de fermentación de las levaduras naturales), que resultan en panes con personalidad, sabores y aromas muy especiales. Su masa madre, se activa por no menos de 18 horas con lo que logran degradar las cadenas de gluten y la liberación de nutrientes (vitaminas del grupo A y B, y minerales). Esta parte del proceso es tan importante porque gracias a ella, se desarrolla la fitasa (enzima que favorece la digestión), el gluten se degrada y el índice glucémico baja.

El pan entonces se convierte en un verdadero alimento que provee energía y satisface necesidades nutricionales. La variación de sus panes es un trabajo de investigación y experimentación que los llevó a investigar la chicha como única levadura que usaban los pueblos indígenas. –Todo empezó en una conversación con mi abuelita. Ella se acordaba que comía pan de chicha cuando era niña– nos cuenta Paulina. La investigación fue dura porque todas las recetas antiguas que encontraban tenían levadura. Era importante entender cómo funciona la chicha, qué ambiente necesita para que fermente. –Tuve que dañar muchas masas antes de conseguir el resultado– pruebas que le tomaron años. Ahora tienen cuatro colecciones de panes de chicha y las combinaciones son infinitas. Recientemente crearon uno de café y cereales que contiene máchica, arroz de cebada, quinua, chía, amaranto, café y panela. Una gran hazaña lograda con éxito. Para construir el resto del menú se inspiraron en un estilo mediterráneo usando sabores italianos, españoles y franceses.


Nuestra recomendación: ¡Tenemos muchos favoritos! El pan de morocho es definitivamente algo que deben probar y hacerlo parte de su compra semanal. Una textura distinta, untuosa y con el sabor de morocho fácil de reconocer. El torpedo de aceitunas llegó a nosotras por selección del público y es alucinante, explota el aceite de oliva en la boca. Los croissants son todo lo que quieres que sean: crocantes, flaky y se derriten en cada mordisco. Si quieres algo dulce, el croissant con piña, usa una compota hecha en casa que se siente fresca y tropical.

Tips: Puedes hacer tus pedidos desde la web, encontrar promociones y las fechas de sus próximos talleres y catas. Adicionalmente a su local los puedes encontrar en: Superfoods Ecuador, Cafetería Latte Mi Corazón, Natuorganic y Datu Deli Gourmet. Dentro de L’Artisan puedes encontrar dos productos que van excelente con sus panes: el aceite de oliva Ibero Oliva y el pesto rojo de Terra, ambos recomendados.


L’Artisan Panadería Artesanal

 

Contacto

Plácido Caamaño N25-69 Ed. Monticcello entre Colón y San Ignacio – Sector Plaza Artigas

(02) 3230458 / 0995129867 / 0995259658

Instagram @lartisanquito

FB @lartisanpanaderia 

Horario

Lunes a Viernes 08:30 - 17:30


PANADERÍAS Y PASTELERÍASRevista Chiú