Baldini

 

Fotografía por Andrei Terán

Fotografía por Andrei Terán

 
 

los placeres de la vida


 

Ya lo dijo Filippo Baldini en 1775, en su tratado De Sorbetti: El helado y el sorbet son buenos para el cuerpo y la mente. Estableció, científicamente, el poder positivo en la salud y el estado anímico que el helado provee, solamente, por si alguien tenía alguna duda. Inspirados en esta declaración, nace Baldini, una heladería ubicada en el centro gastronómico y de negocios de La Carolina, que quiere ofrecer un pequeño pedazo de la original gelatería italiana en Quito. El significado de la dolce vita se comprende mejor cuando se saborea un delicioso helado Baldini. Y es que los italianos saben bien cómo disfrutar cada momento, y en toda existencia bien vivida no puede faltar un buen helado.

La experiencia en Baldini es completa, cuenta con un servicio atento y dispuesto a que pruebes todos los sabores que poseen, veinticuatro para ser exactos. Bases de crema, agua, yogurt y libres de azúcar están disponibles. Deliciosos sabores destacan en las bachas como el sorbet de chocolate dark, que está hecho con tres tipos de chocolate de distintos porcentajes y que imitan el sabor del chocolate en taza; caramelo salado que es como un toffee suave y envolvente; el tradicional pistacho y el famoso Nutella, del que podemos comer cucharadas y cucharadas sin parar.  Baldini ofrece helados frescos y realizados con materia prima seleccionada, afortunadamente pudimos comprobar el proceso y la técnica del tradicional gelato.

 


 

En Baldini hay un ambiente acogedor para disfrutar con amigos, colegas y toda la familia, con una variedad atractiva de productos, como sus pasteles hechos en casa (siendo el favorito el cheesecake de Nutella, que gusta por su untuosidad y cremosidad), su sanduchería con pan focaccia, elaborado y horneado por ellos mismos; sus variedades de desayunos; sus milkshakes, frappés y un menú de cafetería de especialidad con café 100% ecuatoriano.

Un detalle interesante es que Baldini trabaja directamente con los caficultores del noroccidente de Pichincha, logrando con esta alianza un mejor  control de calidad. En Baldini, cada producto tiene dos objetivos: llevarnos de paseo a Italia con los sabores que sirven en una gelateria de Roma o Milán e invitar a ese consumidor de helados obsesivo y quisquilloso, ese al que casi se le puede llamar un sommelier, a descubrir en Baldini una propuesta que está a la altura.  

 

Fotografía por Andrei Terán

Fotografía por Andrei Terán


 

Baldini

contacto

(+593) 99 662 7531

Instagram @baldinigelateria

horario

Lunes - Domingo 09:00 - 21:00